Primaverano

25 Mar

Pues ahora que empieza la primavera-verano y la ropa tal y como la conocía ha dejado de servirme (espero que no definitivamente), me hacen mucha más gracia los cartelitos de las tiendas y en especial dos conceptos que desde siempre me han resultado confusos: “básicos” y “fondo de armario”.

Llaman básicos a camisetas inmaculadas de algodón, o a chaquetas de “entretiempo”. Llaman básicos a cárdigans sueltos y vaporosos de los colores que se llevan en la temporada (que todo el mundo parece saber siempre cuáles son). A cazadoras vaqueras, prendas de punto y alguna pashmina (eso es una pañoleta de toda la vida, dicho “chic”). Pero yo sé lo que es (y siempre ha sido) un básico en realidad: es una sudadera gris de capucha (con rotos si puede ser), una camiseta de Ballantines talla XXL y unos pantalones de pijama en los que quepa una familia… y cuantos más años tengan a cuestas, mejor.

Y el fondo de armario… creo que se entiende en las inalcanzables esferas de la moda como algo parecido a la esencia misma de la personalidad de cada uno vista desde las prendas que componen su vestuario. O dicho de otra manera: los trapos de cada uno. Yo creo que está mal entendido. Juraría que un fondo de armario es en realidad un universo de zapatos viejos regado con tres o cuatro calcetines desparejados, un par de chaquetas que juré que algún día cosería, cajas con mis libros y cuadernos de la ESO y algún vaquero en el que no quepo desde el año 2005, pero que todavía no pierdo la esperanza. Ah, sí: y pelusas.

Pero de esto último no estoy segura 100%. El armario, para mí, es como el maletero o el ombligo: hace años que no veo el fondo…

Aunque mi ombligo está en plena mutación y puede ser que, en los próximos días, se manifieste de una manera que nunca antes había experimentado. A lo mejor es una señal para que me ponga las pilas y ordene de una vez los armarios que forman parte de mi vida: los de mi casa de Coruña, que ya han empezado a impregnarse de mi esencia, los de la casa de colorines, de los que salen algunas de las reliquias más increíbles, y los de mi habitación en la casa de mis santos padres… sí, mamá, el empotrado también.

Me queda un mes y 20 días para hacer lo que no hice en 20 años, así que voy a empezar desde ya a encomendarme al síndrome del nido… y malo será.

Anuncios

4 comentarios to “Primaverano”

  1. Débora #alatidos# marzo 27, 2012 a 7:52 am #

    Encomendémonos pues y que se obre el milagro! La que lo consiga antes que avise…
    Besitos y feliz semana!

    • bdiazrei marzo 27, 2012 a 8:39 am #

      Pues yo hoy me he levantado hiperactiva! hacía meses que no sentía esta sensación… llevo un rato de pie y ya he hecho cosas útiles, oh señor! se ha obrado el milagro… (a ver lo que me dura! ;P)

  2. Débora #alatidos# abril 16, 2012 a 6:25 am #

    ¿Qué tal te encuentras? Echo de menos que me avise el mail para pasar a leer tu entrada! Estoy camino de mi 36 semanas y ya ando que me subo por las paredes, así que venía a interesarme por ti. Espero que te encuentres bien, mejor dicho, que os encontréis genial! Un besito y mis mejores deseos para vuestra family!

    • bdiazrei abril 17, 2012 a 11:38 am #

      Hola! gracias por tu comentario! estamos perfectamente, lo que sí, yo un poco vaga 🙂 pero en breve volveré a escribir, que ya con este barrigón y mis cerca de 12 kilos extra poco más puedo hacer estos días… cómo vas tú? Espero que todo bien! un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: