Campos de fresas para Eva

10 Jun

Necesitaría todo el tiempo del mundo para contar cómo fueron estas últimas semanas, y aun así probablemente me dejaría cosas importantes por decir…

Después de una tarde atípica observando los usos y costumbres de los murciélagos, el día 21 de mayo de madrugada rompí aguas. No fue una cosa escandalosa como suelen poner en las películas. De hecho, llegué a pensar que era una simple y dignísima incontinencia después de dragarme a zumo de naranja durante todo el día… pero tras dos o tres horas de dolores, a las 6.30 o 7 de la mañana mi santa madre y yo aterrizamos en el hospital y al poco rato llegó el prepapá dispuesto a dejarse el escafoides (otra vez) en cada una de mis contracciones.

Entre unas cosas y otras, pasó el tiempo y a las 19:34 horas del mismo día 21, finalmente por cesárea, nació Eva. Un momento después, me hicieron la primera foto con ella encima, en ese primer contacto tan increíble y tan necesario que pudimos tener. Digo “pudimos” porque sé que no en todas las cesáreas se permite a la madre y al bebé tener ese primerísimo contacto justo en el momento después del nacimiento, algo que creo que es imperdonable. No solo porque todo apunta a que favorece la lactancia materna, sino porque es moralmente exigible, y eso me parece una razón más que suficiente como para que todos los hospitales del mundo se pongan la pila en este tipo de cosas.

No sé qué decir de las contracciones, de la cesárea, de la tormenta de hormonas posterior, de mis problemas iniciales para darle a Eva de mamar, ni de la impotencia que sentí al principio al ver que dependía de mí y del prepapá (perdón, del papá 🙂 ) y que éramos (y sobre todo yo, tras dos días postrada en una cama sin poder siquiera coger a la niña) unos completos inútiles, que sin mi madre, la abuela de la criatura, hubiéramos llorado los tres en lugar de solo la niña y yo…

Porque en los primeros días de vida de Eva, lloré más yo que ella. Eva se portó genial, fue una santita, y tenerla encima acurrucadita es mi actividad preferida desde ese día. Lo disfruté a tope, a pesar del dolor, del cansancio y de la locura del momento.

También a pesar de las hormonas… Creo que a eso de “parirás con dolor”, san dios debería haber añadido “…y los primeros días estarás insoportable y emocionalmente hecha un cristo” (y nunca mejor dicho). ¡Pero bueno! Tienen razón los que dicen que todo lo malo se olvida y lo bueno permanece: a los pocos días le pusimos a Eva su vestidito rojo y gris, la metimos en su Maxicosi, salimos del hospital y fuimos directos a la Casa de Colorines a aprender a jugar con nuestra muñeca 🙂

Y aunque por circunstancias de la vida todavía faltan unos días para que podamos estar los tres juntos todos los días disfrutando de nuestra minifamilia y tenemos que conformarnos con los findes, tengo que decir que Eva tiene suerte: no podía haberle tocado un papá mejor. En cuanto a su mamá… bueno, con el tiempo iré aprendiendo: tengo la mejor profe, que es mi propia madre.

Es cierto eso que dicen de que (modo tópicos ON) no sabes lo que es hasta que lo vives, que los comienzos son duros, pero que aun así se disfruta y se siente nostalgia de esos primeros días de locura.  Lo que veo desde este lado es que, cuando Eva llegó al lado de mi cama, el día 22 de mayo por la mañana, en esa especie de carrito de los helados, con su pelo de Cespín…  empecé a vivir una vida más bonita, más alegre. Me da más igual todo lo que antes me importaba, pero disfruto mil veces más de las cosas que me importan ahora. Y ella es un bebé feliz, está gordita y sanita, y deja un rastro de sonrisas a su paso. Es la más graciosa, la más riquiña, lo mejor que vi en mi vida, con diferencia. En resumen, y como dije a mis amigos en el primer mensaje que envié tras su nacimiento: “Es la niña más bonita del mundo… y es mía”. ¿Qué más se puede pedir? 🙂

Anuncios

Una respuesta to “Campos de fresas para Eva”

  1. Gallaecia junio 21, 2012 a 6:54 pm #

    Pues hija, no se puede pedir más.
    Me alegro que todo haya ido bien a pesar de todo.
    Un besiño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: