La charla con Gumi y el virus de mamá

7 Ago

Tiene razón todo el mundo cuando dice eso de que “cuando te des cuenta, ya está haciendo la comunión”. Bueno, no exactamente porque Eva no tendrá de eso, pero vamos, que la niña crece que se mata. Aunque es verdad que nació grande, después de repasar algunas de las fotos de los primeros días me di cuenta de lo enoooooorme que está… nació con 3 kilos 550, y ayer la pesaron y va por los 5,820. ¡Es una gigantita! Y lo único que come es las tetas de su madre (que por cierto, están de celebración: ¡Feliz semana de la Lactancia Materna!). Menos mal que valen para algo estos dos cántaros que acarreo desde los 13 años…

Ya lo decía mi profe de latín: tempus fugit! Y es que el otro día, por primera vez en su vida, Eva mantuvo algo parecido a una conversación con su abuela materna, Gumi. No es que se dijeran nada concreto, más bien fue una sucesión de sonidos al estilo Mars Attacks, pero nos hizo una ilu escucharla defender sus argumentos, fueran los que fueran, y que contestara cuando veía que Gumi le hablaba… Además, ya sonríe y mira directamente a la cara. Y lo que más me flipa es que estas cosas van pasando de repente: un día no te mira, al siguiente sí. O un día no te contesta cuando le hablas, al siguiente te pega un graznido que te deja seca y espera a ver qué tienes que responderle… ¡No va tanto tiempo entre una foto y otra y parecen siglos!

Y ya dejando los topicazos aparte, os prevengo: hay un virus malévolo circulando por ahí que me pilló a mí el otro día (¿o lo pillé yo a él?). Estuve postrada con un dolor de estómago y unos vómitos de morirse. Aunque todavía no sé si fue un virus o un empacho… que con eso de que dar el pecho adelgaza, la semana pasada me comí todo lo que me pusieron delante. Ahora ya estoy mejor, pero buf, si ya es jodido estar enferma cuando no se tienen hijos, cuando se tienen es un horror. Menos mal que tengo mucha ayuda y que Eva es buena 🙂

Ala, aparco el blog hasta dentro de unos días, que están aquí mis amigas de veraneantas y dedicaremos la semana a hacer vida social, que falta nos hace. Además, uno de estos días incluso Eva se quedará con la Gumi cangura para que yo pueda irme un rato de cena y copa (que no copas) con mis niñas… ayyy! cómo echo de menos a veces esos veranos de estudiante desocupada cuya única preocupación era septiembre y qué modelito me queda mejor hoy…

Aunque si ahora siguiera así, me preocuparía 😛

Un beso! Y dejadme comentarios, que me hacen mucha ilu 😀 (estoy tonti hoy, qué le voy a hacer).

Anuncios

2 comentarios to “La charla con Gumi y el virus de mamá”

  1. ¡Mama qué sabe! agosto 8, 2012 a 3:47 am #

    Os veis preciosas! Te dije que adoro el pelo de Eva? Está divina y por lo que veo muy espabilada! Genial! Genial!
    Mi peke tampoco tendrá de eso, igual que ahora tampoco tiene de lo otro 😛
    Mala suerte el empacho o el virus! Pero me alegra saber que ya estás recuperada y disfrutando de tu peke, del verano y de tus amigas!
    A seguir así!

  2. Gallaecia agosto 14, 2012 a 5:28 pm #

    Jo, hacia un millón que no me pasaba por tu espacio. Eva ya tiene cara de niña mayor y solo tiene unos meses!!! Qué pasada!!!
    Por cierto, tienes una cara tan juvenil, de niña., que quien diria que estás tan ocupada (me he leido los post que me perdi)

    Un biquiño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: