El escalón y noviembre, que no mola nada…

30 Oct

Me acuerdo de que antes veía mamás por la calle con bebés de 6 meses y pensaba que eso me quedaba lejísimos… Eva ya tiene 5 y pico y parece que fue ayer cuando su papá y yo veíamos “Entre fantasmas” después de comer mientras ella daba patadas dentro de mi barriga. ¡El tiempo vuela! Lo único reseñable de estos días fue que Eva pasó un escalón de crecimiento de esos (¿era así como se les llamaba?) y durante unos días no comió normal, no durmió normal (teta cada 2 horas… ¡ni de recién nacida!), lloriqueaba, gritaba y estaba superultrahiperactiva. Peeeero ya pasó, y ahora, de repente, la noto mayor: ya podemos ponerle coletitas-surtidor, ya dice la A, la E, la I, y la U (la O de momento no se la oímos), ya mira sus juguetes con curiosidad (aunque acto seguido se los meta en la boca hasta el fondo), ya rueda ella sola, ya se ríe a carcajadas, ya me da caricias… y ya la pasamos del capazo a la silla del Bugaboo, donde va la mar de cómoda.

Aparte de eso… se acerca noviembre. Como sé que todos los noviembres me deprimo, todos los noviembres me deprimo (es algo así como un círculo vicioso). Sin trabajo y sin visos de tenerlo, empiezo a plantearme qué otras opciones me quedan: ¿estudiar? ¿más? y encima… ¿pagando? Mmm, no. ¿trabajar como freelance? A medio euro el artículo de 500 palabras… ¿Redecorar la casa? No. En fin… Creo que de momento me dedicaré a mirar a Eva, ya que sé que cuando tenga trabajo o alguna ocupación extra (aparte de limpiar la casa y hacer comida y esas cosas de mamás-que-“no-trabajan”) será eso lo que más eche de menos, mirarla sin prisa. Y a lo mejor nos apuntamos a yoga para mamás y bebés. Tiene que ser toda una experiencia…

A veces pienso en esos países como Noruega, que salen en las noticias porque amplían la baja de paternidad, con una de las bajas de maternidad mejores y no solo por ser de las largas, sino también por considerar que la maternidad es algo dignísimo de respeto, de ayuda y de ánimo, y no un lastre a la hora de trabajar, mientras que en España estamos en braguitas en ese aspecto y pensamos que por tener el culo 10 horas en una silla de oficina somos más productivos… En fin. Pero alegremos esas caras: ¿qué país nórdico puede presumir de una Sanidad de las mejores del mundo además de pública universal y gratuita de sol, toros y flamenco?

Anuncios

2 comentarios to “El escalón y noviembre, que no mola nada…”

  1. Eva noviembre 7, 2012 a 11:00 pm #

    Si lo estás pensando no dejes de hacerlo… yo estuve en los primeros meses de Paula apuntada a Pilates con ella y fue genial. A ellos les despierta mucho, se fijan en los movimientos, siguen la respiración, interactúan con otros bebés… y tu, bueno, tu estas recuperando tu cuerpo, tu equilibrio y poniendo la mente en blanco durante un ratito (lo cual no está nada mal 😉 ) ¡¡Ánimo con ese Noviembre!!

    • bdiazrei noviembre 8, 2012 a 12:48 pm #

      Pues estuve pensando en ir una tarde a yoga o pilates por mi cuenta, dejando a la neni con su abuela, pero seguro q si vamos juntas nos divertimos y nos queda de experiencia para contar… que luego, cuando crezca, fijo q ya no la convenzo para q venga conmigo a mis frikeces 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: