Nosotros y los demás, que también importan

9 Nov

Que no tengo trabajo, que la casa está desordenada, que en invierno hace frío, que en el piso de arriba hay obras, que se me cae el pelo a mechones (otro día dedicaré un post a esto, porque voy camino de quedarme como una bola del 8)… son tonterías de las que me quejo día tras día, aunque tengo claro que no son más que eso: tonterías. Sobre todo teniendo en cuenta que vivimos en un mundo en el que cada vez hay más gente que lo está pasando mal; pero mal, mal…

(Cada día digo cosas más de madre, lo sé)

Uno de los valores que considero más importantes a la hora de educar a los niños es la solidaridad. Hoy Eva y yo fuimos a dar un paseo y nos encontramos unos voluntarios del banco de alimentos recogiendo donaciones. Un paquete de macarrones, una botella de aceite, unas galletas y un bote de tomate frito han sido la primera donación de Eva a una ONG. Contó con mi inestimable ayuda a la hora de elegir los productos, transportarlos a la caja, pagar, meterlos en una bolsa y dárselos al voluntario, pero bueno, la intención es lo que cuenta, y estoy segura de que mi neni la tiene ;P

Ya que estoy, termino este post solidario con dos invitaciones para todos los que me leéis: primera, ¡sentaos a mi lado! 🙂 y segunda: sed solidarios. Y si no tenéis pasta, da igual. Haceos voluntarios, colaborad con alguna organización, o haced cosas por vuestra cuenta, solos o en familia, para ayudar a los demás; y lo que es más importante: para que vuestros hijos aprendan que ayudar a los demás es bueno, bonito, barato y necesario. Siempre pensé que el mundo debería ser un lugar mucho más justo y feliz de lo que es, y he asumido que yo sola no puedo cambiarlo, pero oiga… no sé dónde leí que una sola señora puede  influir en su familia, esa familia en un pueblo, ese pueblo en el país y ese país en el mundo. Digamos que yo soy una de las señoras que intenta cambiar el mundo, empezando por influir en su familia: entre otras cosas, hoy Eva ha donado alimentos, y su papá está desde ayer sentado en mi mesa 🙂

Socorro.

Acabo de llamarme a mí misma señora.

¡Que tengáis un feliz finde!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: