Los meses que pasan y nosotras, que crecemos

28 Jul

¡Cómo nos gusta el verano! A pesar de no haber pisado aún la playa con Eva, estamos disfrutando de nuestros días de vacaciones en casa de mis padres, en San Martiño. Embadurnadas de crema hasta la punta de los pelos, paseamos, jugamos con los babaus, miramos los pás, merendamos paraguayos y repasamos frases completas como por ejemplo “¡babá bibí bi a bau!“. Algunas noches, vamos con la familia de cañas por el puerto mientras ella dormita en el carro. En definitiva, vida de veraneante full time.

andaEva está aprendiendo a dar sus primeros pasos. Anda como si estuviera pisando hierba alta, agarrada a los deditos de papi o a los míos, y de vez en cuando se cae de culo con mucho estilo. En la guarde nos dijeron que es mejor no darle los dedos, ya que así irá cogiendo ella sola carrerilla y se atreverá antes… No sé yo hasta qué punto es eso productivo: en cuanto se ve sin el inapreciable apoyo de los deditos paternos, se agacha y se sienta triunfalmente en el suelo y nos mira como diciendo “si gatear es mucho más fácil que andar… eso vosotros, que sois unos pringaos”.

Aparte de nuestras interminables sesiones de gateo y nuestras conversaciones con los babaus, hay otra actividad que nos hace pasar muy buenos momentos juntas: los dibujos. Sé que no se recomienda que los peques vean la tele hasta no sé qué edad, pero no hay de qué preocuparse porque a Eva, la verdad, le traen sin cuidado… aquí la principal interesada soy yo. No sabéis lo divertido que es ver Heidi doblada al gallego, o Dibo el dragón de los deseos, o Doraemon, el gato cósmico. Yo me lo paso bomba con ellos mientras Eva se concentra generalmente en cualquier otra cosa: los cordones de sus minizapatitos (calza un 20), el mando de la tele, una galleta reblandecida o su perro de juguete.

Eso sí… si Eva alguna vez tiene un hijo, le llamará Pocoyó. No sé de qué está fabricado ese niñejo, que la tiene hipnotizada. A mí, al principio, me caía bien toda la pandi, incluído el pájaro ese que es más serio que mi profe de Civil… Pero hoy en día, después de tragarme todos los episodios un mínimo de doscientas veces, empiezo a sufrir de espasmos cada vez que escucho eso de “A ver qué color elegís”.

En cuanto a la comida… he parido una lima. Mi hija come de todo, a todas horas, y tiene una pancita más propia de un señor de cincuenta años que de un bebé de un año y dos meses. Le damos purés de verduras, pero también verduras cocidas, tortilla francesa, macarrones, carne y pescado, yogures… Durante el embarazo y en los primeros meses me rallé muchísimo dándole vueltas a las miles de teorías que hay: que si baby led weaning, que si lactancia hasta los 3, 4, 5 o 18 meses, que si leche de vaca sí o no, que si mejor no triturar… y al final, como deberíamos hacer las mamás en la gran mayoría de los casos, lo que he hecho ha sido guiarme por mi instinto. Y mi instinto hay días que tiene tiempo de preparar unas verduras cocidas y pechuga a la plancha, o un arrocito, o una crema de calabacín, pero hay otros días en los que tanto mi instinto como yo estamos a tope y, a la hora de comer, servimos un puré descongelado, o un potito comprado en el peor de los casos y nos quedamos felices como perdices. Y la peque también, todo hay que decirlo.

reves

En definitiva, que aunque es evidente que hay cosas de las cuales los padres debemos estar muy pendientes y bien informados, en muchos casos no hay nada mejor que dejarse llevar para que las cosas salgan bien. Y en esas estamos 14 meses después de haber dado a luz, y cerca de año y medio después de haber comenzado este blog.

Qué lejano parece aquel día en el que, sentada en mi coche, miraba la primera ecografía y me decía a mí misma que era imposible, o al menos muy difícil, que yo llegara algún día a ser una buena mamá. Y ya lo decía Walt Disney: “it’s kind of fun to do the impossible”. No solo no es difícil, sino que crecer al lado de mi peque está siendo muy, muy divertido.

Anuncios

Una respuesta to “Los meses que pasan y nosotras, que crecemos”

  1. Marta julio 29, 2013 a 5:05 pm #

    Está guapísima, esta etapa de me pongo de pie, me vuelvo a sentar es genial. Nos damos cuenta de como pasa el tiempo y nos alegramos por esos primeros intentos, así como de las culetadas sencillas cuando se caen. Disfrutad de estos días!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: